sábado, 2 de julio de 2016

ANÁLISIS Y RESUMEN DE LA VERDADERA REFORMA QUE NECESITA LA JUSTICIA ESPAÑOLA


El mundo de la justicia, es como el de los funcionarios, unos pocos que trabajan tanto y tan bien como pueden en lo que les pagan: para servir a los ciudadanos y con ganas de que las cosas se hagan bien, y otros, la inmensa mayoría, que se aprovechan del enchufe y no se ganan ni de lejos el sueldo que se les paga dejándose llevar por un absentismo y una gandulería cada vez más patente, y eso se tiene que terminar para pasar a otra metodología de trabajo basada en competir, hacer méritos, y ganarse cada día el puesto como inevitablemente ocurre en la libre empresa para poder sobrevivir.

 

Igual los que tienen cargos en el sector judicial les ocurre como a todos los privilegiados funcionarios que consideran su puesto un enchufe para toda la vida que pagan los demás ciudadanos y les arregla la vida con buenas retribuciones y teniendo un puesto cómodo trabajando lo mínimo posible, con el mínimo de esfuerzo, y con sindicatos que siempre serán reivindicativos de las mejoras de sus privilegios, considerando que nunca podrán ser despedidos y siempre conservarán el puesto, porque así les ampara una injusta ley española que blinda a todo funcionario tener arreglada su vida con unos honorarios vitalicios, y que discrimina al resto de los españoles en sus derechos laborales y retributivos. Así que poner asuntos ciudadanos en cuanto afectan a sus derechos, su patrimonio, la inseguridad, la delincuencia,.....no se puede dejar en un sistema así que de por sí acaba podrido, y necesita una reforma, que si bien nunca será la perfecta, si puede ser mejorable en comparación con el sistema anterior.


Somos uno de los países con mayor número de abogados: más de 3000 por cada millón de habitantes, cuando en Francia son poco más de 340 por cada millón, Inglaterra con unos 820 por millón y Alemania con aproximadamente 1000 letrados por millón de habitantes,....sólo superados por Estados Unidos con una media de más de 3800 abogados por cada millón de habitantes. Y en esto me baso en estadísticas de hace aproximadamente unos 15 años, ya que no dispongo de actuales. Por eso existen abogados que pasan tanto hambre después de varios años de estudios para al final terminar sin apenas trabajo porque no hay ofertas suficientes para todos de lo saturado que está el mercado en abogados y del poco dinero que tiene la gente cuando le toca pleitear en las conflictivas épocas de crisis económica (aunque con ello se multipliquen las demandas judiciales), están tan desmotivados, son tan torpes por falta de experiencia ( sobretodo los designados de oficio), y en general suelen hacer mal su trabajo, aparte del agravante de la lentitud de la justicia, muchos de los cuales no les queda otro remedio que burlar la propia ley tratando de facturar en negro y en efectivo sin control bancario todo lo posible, para ahorrarse todos los impuestos posibles. Otro tema son los bufetes que han conseguido hacerse con una buena cartera de importantes y poderosos clientes a quienes defender sus intereses frente a la justicia, que son los que ganan buen dinero en ese suculento negocio de los pleitos. Así está nuestro país en cuanto a letrados, muy saturados, cuando en comparación con jueces y fiscales ocurre al revés: en los países más adelantados de Europa, nos doblan en jueces y fiscales (y en algunos casos más que esto), en comparación con España,.....y eso con el agravante que tenemos una justicia muy lenta, con más demandas a atener de las que pueden absorber los jueces y fiscales (y que encima ni están motivados para trabajar y rendir de un modo mínimamente decente), y al mismo tiempo con la contradicción de que nos sobran abogados en un mercado sobresaturado de letrados, como es el español. No es de extrañar que la justicia española, no sólo sea lenta y que en muchos casos se tarden largos años en conocer las sentencias o resoluciones (de casos de los cuales en muchísimas ocasiones ni siquiera se leen los expedientes ni se investigan las pruebas), con lo cual cierto famoso alcalde andaluz dijo una vez ( y con toda razón), que "la justicia es un cachondeo", porque acaba siendo cualquier cosa, menos "justicia".


Cada país tiene su forma de designar a sus jueces, a los que teóricamente se les exige unos estudios de Derecho, de diversidad de materias jurídicas, y de leyes muy profundos y complicados, que les lleva mucho tiempo memorizar, y que por ello una vez conseguida la plaza en las oposiciones que logran aprobar se apegan al puesto y a los privilegios que ello comporta, ya que al ser el poder judicial un poder separado, nadie lo controla, a pesar de que exista esa cosa extraña que se llama "Consejo General del Poder Judicial" que teóricamente es el órgano de administración y control de los jueces, cuando en realidad es un organismo corporativo para salvaguardar los privilegios del gremio de los jueces. En este mundo cerrado de los jueces incluso existe el nepotismo, ya que muchos jueces son familiares de otros jueces (basta ver, por ejemplo, el caso del Tribunal de Cuentas), y tal como está el país con montañas de papeleos con demandas que necesitan resoluciones judiciales, plazas de jueces siempre faltan, ya que como ratio en el resto de los países más avanzados de Europa hay más del doble de jueces por habitante que en la propia España como ya señalé antes ( otro tema es que España es un país con muy escasos recursos económicos para poder mantener tribunales, con todos sus gastos administrativos y de mantenimiento, así como pagar a la tropa que lo componen: jueces, secretarios, fiscales, procuradores, médicos forenses, peritos judiciales,  policías custodios, administrativos, subalternos, etc..., lo que unido a un sistema gremial y corporativista que se auto-corrompe, al final a todos los ciudadanos nos causan pavor las salas de justicia y los jueces, tanto por la excesiva lentitud (muchos casos judiciales tardan años en pronunciarse resolución o sentencia) como para que al final la sensación es que en vez de justicia se ha terminado administrando injusticia ( y encima lenta y de mala manera). Por eso mismo se entiende la famosa maldición de la gitana: "tengas muchos pleitos y lo ganes", porque la administración de la justicia lo más probable es tener la mala suerte de que la administren del peor tipo de gente que se pueda encontrar, corrompida, marcitada y quemada en sus propios privilegios corporativistas.  Como aparentemente nadie controla su trabajo y su productividad, y aparentemente ningún juez crítica o cuestiona lo que hace o decide otro juez, el sistema gremial y corporativista de justicia por sí mismo acaba por convertirse en algo perverso y degenerativo: ya que cada cual trabaja como le da la gana, y al ritmo que le apetece, fijando las reglas del cargo el que es juez titular como le conviene, es decir de la forma más cómoda posible, que acaba degenerando en gandulería y más con el paso de los años. Esos cargos vitalicios a cargo del Estado, que no tienen que competir en nada, salvo procurarse cada vez mayores comodidades y privilegios, hace del gremio de jueces una casta aparte formada por individuos que acaban por creerse por encima de los demás, dotados de una absurda y estúpida soberbia así como un sentido de la superioridad de clase innata, que hace que se crean y sientan por encima del resto de los ciudadanos al disponer de un enorme poder que no controlan el resto de los poderes del Estado, ya que el poder legislativo y ejecutivo emana de una elecciones democráticas, mientras que el de los jueces es un poder corporativista de por vida, pero que mantienen el resto de los ciudadanos con sus impuestos. Eso hace que esos jueces al sentir que tienen una especie de poder absoluto e inviolable, puedan tener un trato prepotente y de menosprecio, casi ofensivo, muchas veces antipático y mal educado contra el resto de los ciudadanos hacia quienes no tienen sensibilidad y los consideran simples expedientes que ni tan siquiera se molestan en leer para saber quién es quien, y ni tan siquiera tienen sentido de la ética o humanidad, incluso contra el resto de letrados o funcionarios judiciales que ejercen tareas administrativas o subalternas.  Eso hace que dentro del gremio se forme una solidaridad ciega con el resto de los compañeros jueces que forman ese clan o casta aparte, que se sienten como elegidos como si fuera por decisión divina o algo parecido y en la que ellos marcan sus propios valores y pautas a aplicar en los juzgados, lo que inevitablemente con esos defectos de casta hace que la ciudadanía cada vez se sienta más distanciada de esta extraña casta judicial, que más que no servir y solucionar problemas ciudadanos de pleitos y cualquier otro derecho lesionado, lo que hacen es formar como una especie de aristocracia aparte con privilegios que recuerdan a cualquier especie de monarca absoluto, que sólo procuran y se tapan en sus propios privilegios de casta corporativa y gremial, y que viven muy bien a expensas del resto de los ciudadanos.


Naturalmente que jueces, fiscales, secretarios judiciales y demás miembros del gremio de la judicatura son todos ellos funcionarios que se pueden corromper y comprar con dinero de intereses lesionados por cualquier caso ( sobornos ). Igual indirectamente pueden estar sometidos a presiones de cualquier lobbie, grupo o individuo lo suficientemente poderoso. Incluso pueden dejarse influencias mucho por el poder político, muchos jueces o magistrados de los cuales, les deben el privilegio del puesto.  La justicia no es igual para todos, y como dijo alguna vez alguien: lo que pasa es que unos son más "iguales" que otros. Y al final la sentencia acaba siendo según la loteria de mejor o peor juez que haya tocado, interpretando las leyes a sus conveniencias, ya que la misma ley puede tener lecturas distintas según el color de las gafas con que se lea, y es por eso que a veces se habla de "jueces conservadores o progresistas", como las etiquetas que le ponen según su reconocida ideología (que otro tanto pasa con los letrados, que pueden estar bastante influenciados por la ideología en un oficio que se precisa ser muy imparcial y estar para la defensa de los clientes a cualquier precio). 

 

Y sus sueldos suelen ser bastante escandalosos: desde la categoría más baja de juez ( el de primera instancia e instrucción, hasta los magistrados de las distintas salas del Tribunal Superior de Justicia de cada comunidad autónoma, pasando por cada uno de lo los jueces o magistrados designados a cada Juzgado según los habitantes del lugar o Audiencia provincial, o que simplemente sea juez de vigilancia penitenciaria,  que suelen ser de entre por encima de los 2000 euros netos a por encima de los 4000 euros netos mensuales, dejando aparte sustanciosos complementos y demás pluses, con lo cual son del gremio de funcionarios con las mayores pagas, y no en vano el presidente o presidenta del Tribunal Constitucional es el funcionario más pagado del reino ( cobran por millones de las antiguas pesetas por mes), y no sólo cuánta más edad más cobran, sino que además cuanto más alto es el cargo, más cobran y menos trabajan ya que todos acaban quemados y marchitados de tanto privilegio y tanta gandulería que cada vez les pudre más, con todo lo que supone de tomadura de pelo para el ciudadano que los mantiene con sus impuestos. Por eso hace falta que de cada funcionario judicial, sea juez, fiscal o secretario, se pueda conocer cuál ha sido su trabajo, su rendimiento, los casos que ha resulto, las horas que ha dedicado a las tareas instructoras, la productividad, etc...., con toda transparencia, como se hace en la empresa privada, para poder apartar a aquellos que no se ganan el sueldo como deberían y son muchísimos más de lo que imaginamos.


Y tampoco el Fiscal General del Estado debería de nombrarlo el gobierno, ya que esto resta imparcialidad sobretodo cuando afecta a personas aforadas: diputados, ministros, etc..., como tampoco debería de haber la condición de aforado y todos deberían de juzgarse como cualquier otro ciudadano en caso de cometer un delito o estar imputado en alguna denuncia. Parece que casi con ese horrible disfraz que llaman toga con puñetas, y con el que ejercen su particular tragi-comedia, se sienten por encima de los demás, con poder absoluto e indiscutible, inviolables, sintiendo que la ley son ellos ( y a sus conveniencias, claro) y sólo por debajo de lo divino, pues no se libran ni de enfermedades, ni de riesgos, ni de la muerte. Así es esa casta, y hay que terminar con todos sus privilegios, para que sean lo que realmente han de ser: funcionarios elegidos por la sociedad, con la suficiente preparación, y para estar al servicio de la sociedad, y no sólo calentar un sillón de poderoso e incontrolable.  



Cada país tiene su propio proceso de designar los jueces y fiscales, haciéndoles pasar por complicados filtros clasificatorios, pero creo que el más adecuado es el sistema judicial de Estados Unidos, en el cual los jueces y fiscales son elegidos por los ciudadanos en una elecciones cada determinado tiempo, con lo cual tienen que rendir cuentas de su gestión y ser muy transparentes. Otro tema aparte es el rígido código civil y penal estadounidense, y sus mayores índices de criminalidad, en comparación con el código civil y penal español, mucho más suave y más propicio a dar segundas oportunidades a los delincuentes para volver a integrarse socialmente. Habría que hacer una reforma del sistema judicial en el que quienes quieran un puesto de juez o fiscal, tendrán que demostrar sus talentos, sus aptitudes, su sensibilidad, su conocimiento de las leyes y los problemas sociales, su honestidad, su sentido común, y su capacidad para ejercer el servicio público. Porque si no lo hacemos así, cualquier corrupto de mala fe puede ser juez, y acaba convirtiéndose para todos los ciudadanos un parásito inútil muy caro de mantener hasta que se jubila con una pensión de oro, mientras los problemas ciudadanos de derivados de derechos lesionados se van extendiendo y sin que la justicia les pueda dar la respuesta o solución que merecen. Hace falta terminar con los cargos vitalicios, tanto entre jueces, fiscales, secretarios y hasta miembros policiales, para sustituirlos por un sistema de elecciones para los cargos cada determinado tiempo, haciendo propuestas a los ciudadanos y rindiendo cuentas a los propios ciudadanos sobre la tarea hecha, como ocurre en Estados Unidos. Así España ganaría en mayor transparencia, y se quitarían de los puestos judiciales a los inútiles parásitos que no cumplen bien, ni rinden lo suficiente con lo de ganarse los honorarios.


También dentro de la reforma cabría la enseñanza en las escuelas primarias y secundarias, sobre preceptos de los códigos civiles y penales, para que los futuros ciudadanos tuvieran alguna idea de a lo que se exponen y lo que es posible que se le caiga encima, por ejemplo, en los casos de divorcio, o en los casos de cometer cualquiera de la diversidad de delitos.


No obstante tampoco parece correcto el hecho de que  para los contribuyentes el coste de un preso, sea nacional o extranjero, sea mucho más (y con gran distancia) que el coste de subvencionar a un desempleado, y algo hay que hacer en ese sentido: que los propios presos generen los gastos de su propia mantenunción, y que los presos que sean extranjeros sean completamente expulsados, y en caso que no lo acepten en sus países de origen, dejados abandonados a su propia suerte en algún lugar que se pueda considerar como "tierra de nadie", como podría ser alguna isla despoblada, lo cual contribuiría mucho a hacer bajar los índices de delincuencia y criminalidad, aparte de los elevados costes que han de soportar los contribuyentes.



Esos son algunos de los cambios que hacen falta en el ámbito judicial español.




sábado, 25 de junio de 2016

JORNADA DE REFLEXIÓN ELECCIONES GENERALES 26 JUNIO 2016



Las encuestas dicen que más o menos repetirán, "sorpassos" (adelantamientos, del italiano) aparte, los mismos resultados que las pasadas elecciones, y como en el país de las envidias nadie cede ni se pone de acuerdos, es muy posible que se repita lo mismo: no habrá pactos y habrá que repetir unas terceras elecciones en lo que va de año, con todo lo negativo que supone de incertidumbre económica e ingobernabilidad. O bien habrá pactos de gobiernos débiles que van a durar poco, y las elecciones anticipadas será algo muy probable que se convoquen de nuevo.

Y aunque ninguno de los cuatro o cinco grandes partidos ha hablado de ello en toda la campaña electoral, todos van a ir a por más o menos lo mismo: favorecer a la inmigración subvencionándola en todos los sentidos (muchísimo más que no ayudar a los propios autóctonos en apuros) y facilitar la pérdida de la identidad nacional de los propios españoles, en aras del discurso pro-globalización que busca llevar a una sociedad desnaturalizada con fuertes conglomerados multiculturales en la que se mezclan etnias, religiones, procedencias de distintas nacionalidades, etc... En consecuencia, la inmensa mayoría de los españoles votarán por partidos con los que ni siquiera se sienten representados.

El problema ya no es el paro, la deuda publica, los impuestos, la inseguridad o la incertidumbre (que sin duda alguna son gravísimos y reclaman rápidas y audaces soluciones), sino que tanto la población española como el resto de la europea, poco a poco la población autóctona está siendo sustituida por otra de origen no español, o no europeo en el resto de Europa. Con lo cual en España falta la presencia y representación política de los grupos identitarios agrupados en un solo ente político (hace poco que nació RESPETO con la unión de los partidos Partido por la Libertad, España 2000 y Plataforma per Catalunya, de la cual es posible que la veamos comparecer en unas próximas elecciones). Porque eso es lo que nos falta en España: un partido identitario que priorice primero los intereses de los españoles frente a la invasión inmigrante y la peligrosa islamización que se está extendiendo por todo nuestro país, al mismo tiempo que procure medidas contra el desempleo, la corrupción, los impuestos, la degradación sanitaria y educativa, las garantías de las pensiones, y demás recortes de libertades. 

Ante ese problema de la multiplicación de la multiculturalidad y la pérdida de identidad de las naciones, muchos países de Europa ya están reaccionando y ya obtienen importante cantidad de votos para obtener representación y poder lanzar el grito del peligro en el que la invasión inmigrante y el multiculturalismo supone y al que hay que poner coto para preservar la propia supervivencia nacional. De hecho, en Francia, el Frente Nacional que lidera Marine Le Pen, según las encuestas sería el partido más votado, y es posible que en el próximo año Francia tenga una presidente anti-inmigración y pro derechos prioritarios de los franceses. Esto, junto con lo del Brexit inglés de ayer (que en realidad, buena parte de ello fue un referendum anti-inmigración), es lo que va marcando tendencia por toda Europa: la gente empieza a tomar conciencia de que convertirse en un país que pierde su propia identidad, tradiciones y valores nacionales, para poco a poco ser sustituidos por una población cada vez mayor de no nacionales y formando un conglomerado de diversas multiculturalidades, no tiene ningún futuro, porque todo acabaría convirtiéndose en una especie de Torre de Babel, en la cual todos andarán confundidos y en la incertidumbre permanente, aparte de todos los inevitables conflictos que acarrean y conllevan. Este es por tanto, el verdadero problema político por el que hay que votar o a favor o en contra.

Ya ayer mismo Mariano Rajoy, para calmar los ánimos de los mercados, por la salida de Inglaterra de la Unión Europea ( Brexit), dijo que tenemos una economía sólida capaz de aguantar ese tipo de embestida y que España está mejor que hace cuatro años, pero la triste realidad es que en cualquier ciudad o pueblo de España sólo vemos negocios cerrados, deteriorados y abandonados por todas las calles; pisos y viviendas sin vender y abandonadas; zonas industriales con cantidad de empresas abandonadas y en visible deterioro, mendigos pidiendo limosna por las calles (especialmente de la tercera edad); los empleos son difíciles de conseguir, precarios y muy mal pagados, y todos conocemos a alguien que lleva en desempleo mucho tiempo o que cerró su negocio; y las calles de todo el país llenándose con gentes que muchas veces parecen indicar que vivimos en una ciudad africana más que no en una ciudad europea.

Así que los que seáis electores de la provincia de Gerona y no sabéis por quién votar y queréis mi consejo y recomendación, os animo que lo hagáis por Plataforma per Catalunya, que por lo menos es un partido identitario que primero mirará por los intereses de la gente de casa, y por esa razón es importante que le demostremos apoyo y que logre sacar cuantos más votos mejor, porque ese será el futuro: la lucha por preservar la identidad nacional, y lo que será tendencia en la medida que los problemas que sufren autóctonos vayan agravándose cada vez más, y que ya es la tendencia que está marcando el resto de Europa en un intento de preservar su propia supervivencia.

Y es que hoy por hoy, el voto útil es el voto identitario, ya que todos los demás, directa o indirecta, por la activa o por la pasiva, van en contra de los intereses de los propios españoles, de sus hijos y nietos, y del propio país.

¡Feliz jornada de reflexión y feliz jornada electoral para mañana!.

MARINE LE PEN, LÍDER DEL FRENTE NACIONAL FRANCÉS


+++++++++++++++++++++++++++++++++++


Y LLEGÓ EL DÍA DE LAS ELECCIONES GENERALES, EL 26 DE JUNIO DE 2016:

Cumpliendo con mi derecho y deber ciudadano, acudo a votar:














viernes, 24 de junio de 2016

REFLEXIONES ACERCA DEL TRIUNFO DEL BREXIT BRITÁNICO Y LA MAL LLAMADA "UNIÓN EUROPEA"


En lo económico, "la unión hace la fuerza", y en ese sentido debería de haber ido la Unión Europea. Pero para unirse ha de ser siempre para lo bueno, y no para lo malo, como es lo natural y lógico en todo. Muchas veces la política y la economía cuando están en manos de políticos ineptos o irresponsables nunca se llevan bien de la mano, y llega a producirse un divorcio economía-política.

¿En qué ha fallado Bruselas en lo político?. Resumidamente en tres puntos básicos:

1.- Ha permitido que países se sobreendeuden de cualquier manera, como el caso de Grecia, que ha tenido que ser rescatada varias veces con dinero del resto de socios europeos, amén de otros países que también han necesitado rescates con dinero de los contribuyentes europeos: Portugal e Irlanda, son otros dos casos. Unos pagan los despilfarros e insensateces de otros, cuando ni siquiera les sobra el dinero (como es el caso de España). Es decir, unos aportan más a cambio de menos, y otros reciben mucho a cambio de poco, algo que no casa.

2.- Han acogido excesiva inmigración masiva y descontrolada ( aparte de generosamente subvencionada), fomentando políticas de "multiculturalidad" para su "integración", y al mismo tiempo por la pasiva contribuyendo a aplicar políticas de pérdida de la propia identidad nacional, y eso en un contexto de paro, crisis económica, fuertes impuestos, y bajada masiva de los salarios (causada por la propia inmigración) sobretodo en los países del sur, y sin olvidar que la propia capital europea, Bruselas, en esos momentos una cuarta parte de sus residentes son población musulmana. En consecuencia, han convertido a Europa en una "Torre de Babel" donde todos van confundidos y no están seguros de nada, siendo la pérdida de la identidad nacional lo que más se percibe cada día, con el miedo y las preocupaciones que eso conlleva para los autóctonos que son censurados por los manipulados social-media ( televisión y prensa) que controlan los políticos a través de subvenciones.

3.- La excesivas normativas y regulaciones burocráticas que Bruselas impone a todos los socios de la unión europea, con lo que representa de pérdida de soberanía y libertades en todos los aspectos, y la rigidez económica que ello conlleva.


¿Qué podría pasar después del Brexit ( que significa "salida de la Gran Bretaña") inglés?

Me atrevería a decir dos cosas.

1.- La correcta: que los países europeos rectifiquen en sus equivocadas políticas (como las que he expuesto en los tres puntos anteriores), y estén para lo que tienen que estar: para que una unión económica en un mercado cada vez más libre y de regulaciones las mínimas (y solo las indispensablemente necesarias), sea más beneficioso para el conjunto de todos los países europeos miembros y que se unen como socios. Y que al mismo tiempo que se aplica eso, sea el espacio común de las libertades y los derechos humanos, donde se respetan las tradiciones e identidades de cada país europeo, no como se ha hecho hasta ahora erróneamente: el antinatural fomento de la "multiculturalidad" que en muchos aspectos sus criterios no casan ni con derechos humanos, ni con libertades. Si el resto del mundo no es un espacio libre ni se respetan los derechos humanos, Europa debería de unirse para serlo, no para convertirse como en el resto del mundo no libre.


2.- Se produce una cascada continuada de referendums, como el inglés ( Brexit ) que ha sentado precedente, y cada país europeo se abandona a su propia suerte que para algo son países soberanos y en consecuencia la economía llevará inevitablemente a lo que debe de ser y siempre ha sido de forma y de fondo: libre y salvaje capitalismo de mercado, donde se impone la competencia y el trabajo bien hecho, en un mundo donde ya aparentemente todo lo económico tiende a ser globalizado. Y con esto sólo saldrán adelante los países que sean serios, se preparen bien, recuperen los valores del esfuerzo, y hagan bien las cosas. Todo lo demás son cuentos.




domingo, 28 de febrero de 2016

PROPUESTA DE PRINCIPALES ACUERDOS DE INVESTIDURA


Siguiendo las negociaciones para la investidura de gobierno, si hay algo de positivo en todo esto es que con respeto y diálogo, todas las ideas de los distintos partidos políticos pueden ser defendidas, y sin duda pueden enriquecerse con las aportaciones y críticas de todos, siempre que el denominador común de todos sea el interés de España, ya que en principio todos hacen falta para sacar a nuestro país adelante de la grave crisis económica y política en el que está inmerso desde hace ya bastante tiempo ( y empeorando). La unidad de España, es ante todo, lo primero en lo que hay que ponerse de acuerdo antes de poder discutir todo lo demás.

Hasta el momento lo más destacado ha sido que se ha hablado y parece ser que se han puesto de acuerdo  especialmente en temas tales como:  limitar mandatos, suprimir los aforamientos de los políticos, facilitar las iniciativas populares, despolitizar la justicia y suprimir las diputaciones...: medidas muy razonables en los tiempos que corren para regenerar nuestro sistema democrático, dejando aparte el delicado tema de reformar la Constitución.

 

Pero si yo aspirara a la presidencia añadiría a las negociaciones otros importantes temas generales más, citando unos cuantos que considero los más prioritarios:

- Reforma electoral con democracia mucho mayor representativa y obertura de lista abiertas, de modo que los representantes populares no hayan sido escogidos solo por los "aparatos de los partidos de turno", sino de modo más directo por los ciudadanos.

- Suprimir el Senado, con todo lo que representa de ahorro .

- Combatir con mucha más dureza la corrupción en la política y en las instituciones (de modo especial la judicial). 

- Acabar con las habituales redes clientelares y el nepotismo, a la hora de adjudicar contratos públicos y nombrar "cargos de confianza", haciendo especial hincapié que los contratos y cargos hay que conseguirlos mediante méritos demostrados en competición abierta y pública entre distintos aspirantes. 

- No limitarse solo en eliminar las diputaciones, sino afrontar también un proceso de concentración de ayuntamientos para que puedan ser viables desde el punto de vista económico, reduciendo los más de 8.000 ayuntamientos actuales a menos de la mitad (como ya se hizo en otros países europeos).

- Eliminar los privilegios de cargo y nómina vitalicia de los funcionarios, equiparándolos con los derechos del resto de los trabajadores sometidos al libre mercado y a la libre competencia. Con ello privatización de todos los servicios públicos, que al estar expuestos a la libre competencia, acabarán por resultar más baratos y eficientes para el Estado.

- Apoyar la creación de empresas y la consolidación del tejido empresarial como la prioridad número uno, con importantes bajadas de impuestos, y mayor liberalización empresarial y laboral. Porque sin empresas no hay empleo, y sin empleo no se genera riqueza ni se obtienen tributos necesarios con los que financiar los gastos del Estado.

- Privatizar todas las deficitarias y costosas televisiones públicas que se financian con los impuestos de todos, para que se autofinancien y se mantengan con la libre competencia generando sus propias ganancias.

- Poner freno a todo tipo de inmigración masiva y descontrolada, dando prioridad en todos los derechos a los nacionales del país primero ( trabajo, educación, sanidad, vivienda, etc...), para que ningún inmigrante quite el trabajo, la sanidad, la educación y todo tipo de ayudas o derechos sociales a los nacionales. En todo caso, mientras persista la situación de enorme desempleo entre los españoles, se debería de gravar con mayores impuestos a los inmigrantes que residen en nuestro propio país para contribuir a financiar el inaceptable desempleo nacional, con el objetivo de luchar contra "el efecto llamada" que tanto daños colaterales está haciendo a nuestro propio país y a los nacionales en los temas de empleo, sanidad, educación, y reparto de ayudas sociales.

- Expulsar de país a toda la delincuencia extranjera, devolviéndola a su país de origen, con todo lo que supone de ahorro a los contribuyentes españoles manteniéndoles en cárceles españolas.

- Un pacto y plan global para reducir el enorme déficit del Estado, pues no es bueno vivir endeudados ni tampoco es bueno para la economía y la garantía para los inversores (tanto nacionales como extranjeros).

- Nuevo modelo que garantice la financiación de las pensiones de jubilación, y mayores aportes a la hucha de las pensiones procedentes de la recaudación del fraude fiscal, multas, impuestos sobre la inmigración, impuestos sobre el lujo, y básicamente impuestos indirectos (no directos que afecten a las clases sociales más bajas).

- Mejorar la apuesta por la tecnología, la innovación y la formación del capital humano, como las claves para cambiar nuestro modelo productivo y generar empleos de mayor calificación y salario, que puedan competir adecuadamente en el nuevo escenario económico de la globalización.

- Nuevo modelo fiscal sobre la robótica y las máquinas, para obtener la recaudación con el que financiar las necesidades de las clases pasivas que no puedan incorporarse al modelo productivo mediante una renta básica para todos. Si máquinas y robots quitan trabajo a la gente, al mismo tiempo han de servir para ser beneficiosos para la gente (y de aquí se podría obtener la financiación de la renta básica para todos).

- En la medida que la economía nacional vaya mejorando, bajada progresiva del IVA y todo tipo de impuestos.

- Y, por supuesto, ante la actual grave crisis económica y social que estamos viviendo, promocionar medidas de ayuda a las familias más necesitadas, especialmente parados, discapacitados y ancianos, y que llevan ya demasiados años sufriendo las consecuencias de una crisis que no ve su fin .



Por otra parte sé que faltan bastantes aportes más a negociar, como podría ser, por ejemplo, la supresión  del Estado de las Autonomías, para volver a ser un Estado unitario y único, pero os dejo con los básicos. 




miércoles, 17 de febrero de 2016

DEL "TODO POR LA PATRIA" AL "TODO POR LA PASTA" ( RADIOGRAFÍA DE LA ESPAÑA DE 2016)


Si hiciera una radiografía actual de la política española diría que por un lado se ha italianizado con tanta fragmentación de partidos de todos los colores entre unionistas y separatistas (sean de derechas o izquierdas), y por otro lado se ha argentinizado con tanta corrupción manifiesta y probada entre todos los partidos. El sistema político de 17 autonomías de taifas, con tantos poderes extensos y repartidos entre el nacional, autonómico, municipal, judicial, y demás entes públicos que ha propiciado que cientos de miles de políticos y millones de funcionarios tengan que vivir de la cosa pública, cual parásitos del sistema que maman sin cesar insaciables, y chupando de la sangre del resto de los ciudadanos. Por tanto, la fragmentación política y la corrupción tiene su origen en el modelo de Estado del cual se pusieron de acuerdo todos los protagonistas en escena política después de la muerte y disolución del Estado Español del Caudillo Francisco Franco, y que quedó en el formato de la actual vigente Constitución de 1978 en la que España se convirtió en un Estado con muchísimos estados dentro del mismo, cada uno con sus gobiernos, parlamentos, tribunales, etc....


En este sentido España no tiene remedio, si no se simplifica y se reduce ese gran monstruo que es la Cosa Pública española, y que se ha convertido en negocio y privilegio de todo político y funcionario que tiene el cargo vitalicio a costa del resto de los españoles. Y ello da paso a que se fomente y se extienda la corrupción que se alimenta básicamente del propio sistema, donde los poderes institucionales, más que separados e independientes, tienden más a ser cómplices entre sí, protegiéndose en sus privilegios y abusos, y tapándose en todo lo demás. Lo de la condición de aforado, es un ejemplo de ello, con lo cual se impide investigar y juzgar debidamente a un político.  "La corrupción es todo uso indebido ( abuso ) de una posición oficial pública ( de cargos y recursos públicos ) para fines y ventajas privados", como diría el polítologo estadounidense Michael Johns.

Además, aparte de que de una dictadura como la de Franco donde todos los españoles tenían trabajo y pagaban pocos impuestos, hemos pasado a más de 17 dictaduras autonómicas y otras tantas miles de municipales, con una España desangrada en desempleo, ocupada por una imparable inmigración, y cada día más ahogada a impuestos. Aunque en apariencia de "democracia" estamos sometidos a una de las peores dictaduras de partidos, que cada día recortan más nuestras libertades, nos ahogan más a impuestos y lo de buscarse la vida es incierto porque no hay trabajo ni negocio estable (salvo que tengas cargo político o de funcionario). Lo cual requiere un cambio político con una democracia más representativa: las listas abiertas. Como todos los que tienen el poder para cambiar  viven del corrupto sistema político, nadie quiere regenerar una democracia de listas abiertas y con menos duplicidades o triplicidades administrativas que son innecesarias (salvo para multiplicar más los enchufes de políticos y funcionarios, que inevitablemente ya forman privilegiada casta aparte).



Por otra parte falta otra cosa más en actual el espectro político español: algún partido patriota e identitario que ante todo esté por los intereses españoles y para quien España sea lo único importante, en medio de tanta inmigración masiva y descontrolada que lleva a que los españoles perdamos nuestras raíces como pueblo, y también de tanto separatista periférico. Es decir, un partido al estilo o formato parecido al Frente Nacional francés, que de momento apenas no existe por falta de cuadros y financiación, cuando el resto de todos los partidos políticos con representación se pueden financiar con las generosas subvenciones estatales que ellos mismos aprueban y se facilitan, así enchufar y colocar a sus propios cuadros que los hacen funcionar.

Y así nos va a los españoles, que estamos hastiados de tanto corrupción entre todos los partidos, de tanta demagogia, y de que la vida cada vez vaya peor y sin un futuro decente, con lo cual sigue teniendo confundidos a los electores, lo cual es mala señal e indicador de que las cosas seguirán yendo peores.




Somos una democracia sin listas abiertas, y a merced de la dictadura de quienes controlan los "aparatos del poder" de turno de cada uno de los distintos partidos políticos (que ninguno quiere listas abiertas, ni por asomo), que es lo mismo que decir que estamos sometidos entre diversas dictaduras de las peores, dentro de una democracia camuflada, donde los que manejan los resortes del poder, se lucran, aprovechan los privilegios que ellos mismos se facilitan, y hacen todo lo posible para perpetuarse en ese mismo poder del que tanto se benefician como la casta aparte y separada del resto del pueblo que son, pero en que los intereses y los problemas de la ciudadanía terminan por quedar excluidos.  Así es la actual democracia "Made in Spain". 



martes, 16 de febrero de 2016

RUIDOS DE DICTADURA ENCUBIERTA


Pablo Iglesias ( PODEMOS ), en plena negociación por la investidura de Pedro Sánchez, pide una vicepresidencia y los ministerios claves para convertir a España en un "Estado policial" aprovechando sus instrumentos para sus intereses políticos, con el control del CIS, el CNI y el BOE, y con carteras claves con las que controlar las policías, los militares y la Guardia Civil ( porque no olvidemos que aparentemente, quien controla los organismos armados, indirectamente controla la totalidad del país y aplicando la censura si conviene en los medios de comunicación, en especial las televisiones, como si fuera una dictadura encubierta). Aparte se ve a las claras que su otro objetivo es dividir y romper España, empezando con lo de celebrar un referéndum en Catalunya que decida sobre su separación, y por otra parte también busca que entren sin control en España todos los inmigrantes que lo deseen (en especial los de origen musulmán) como otra forma de desestabilizar el país y tener más fácil lo de mantenerse en el poder.

Naturalmente para los del PSOE (que necesitan los votos de PODEMOS si quieren conseguir que Sánchez sea presidente) se lo toman como quien ha perdido el norte, a pesar de que siguen perdiendo el tiempo cortejando con las formaciones afines a Pablo Iglesias, para conseguir la presidencia del gobierno a cualquier costa y precio.


Pues ante unas condiciones negociadoras así, todo apunta que será complicadísimo que se pongan de acuerdo (cuando no imposible), sobretodo por la presión de los barones socialistas a los que no convencen las maneras dictatoriales de PODEMOS, con que se que nos avecinan unos meses de inestabilidad política e ingobernabilidad (con todo lo que representa de incertidumbre económica, y aún suerte que formamos parte de la zona euro, porque si no sería peor), y muy posiblemente nada más comenzar el verano tendremos nuevas elecciones.

Lo malo es que según señalan las encuestas,  los resultados electorales y el escenario político puede volver a repetirse y venga a durar la ingobernabilidad no sé cuánto tiempo, con la pérdida, también, de la oportunidad de una gran coalición PP-PSOE-Ciudadanos, que sería lo más conveniente en esos momentos, dadas las circunstancias.

Con un poco de suerte, la opción de los identitarios (al estilo del Frente Nacional francés) que el sindicato Manos Limpias, así como las tres organizaciones políticas Partido por la Libertad, Plataforma por Catalunya y España 2000, presentan como alternativa política unitaria (son grupos políticos patriotas y anti-inmigración descontrolada, para quienes los intereses de España y los españoles son lo prioritario frente a otros elementos extranjeros y ajenos a nuestro propio país como es el caso de la inmigración musulmana, entre otros), puede ganar tiempo y hacer que sean posible sus candidaturas en la próxima contienda electoral para representar a esta importante parte del electorado que no se siente representado por ninguno de los actuales partidos políticos con representación parlamentaria.  


Con todo, si no es posible un gobierno de coalición PP-PSOE- Ciudadanos, presidido como es lo más razonable por el candidato del partido más votado, lo mejor es que se anticipen las elecciones.



jueves, 4 de febrero de 2016

DE ZAPATERO Y DE SÁNCHEZ, PASANDO CON IGLESIAS


A estas alturas ya no sé si os acordaréis de José Luis Rodriguez Zapatero, el presidente socialista que llevó a España al desastre, a la ruina, y origen de muchos desmanes.

Pues bien, por si acaso no lo sabéis, le ha salido una especie de clon del propio Zapatero, que no es otro que el actual secretario general del PSOE Pedro Sánchez, el candidato propuesto por el rey para investirlo (Su Majestad no encontró otro). Por si no lo sabéis, tampoco, es un clon mucho más empeorado que el propio Zapatero, que sólo aspira a ser presidente del gobierno a cualquier precio, aunque sólo sea para dos meses, y con todo lo que representará de altísima pensión vitalicia de por vida, como privilegio por tan solo haber ostentado ese cargo. Claro que con socios como el demagogo Pablo Iglesias (que domina bien el uso de las televisiones), acabaremos por mirarnos a Venezuela y a Irán, un par de países que no son de lo más recomendables que digamos.

Aparte, con la búsqueda de posibles socios de gobierno, y sabiendo de qué van para ellos los tiros, estoy convencido de que no podrá durar muchos telediarios, y a la primera contrariedad política, el supuesto gobierno que logre formar, no tardará en estallar en mil pedazos, de los que sacará rédito el PP, que por desgracia está muy tocado por los repetidos escándalos de corrupción. Aparte de que toda acción legislativa del supuesto gobierno de izquierdas, toparía con el veto de la mayoría absoluta derechista del PP en el Senado. 

Muy posiblemente, no quedará otro remedio que adelantar las elecciones generales, pero lo malo es que las encuestas auguran más o menos los mismos resultados, con un borrón y cuenta nueva de repetir aparentemente lo mismo que estamos pasando.  Y mientras tanto el deterioro económico y social de España no cesa de ir cada vez peor.